Mala Vida

Azota inclemente el oleaje erosivo contra la costa que desprende granos de roca y los convierte en volátiles partículas de polvo doradas que penetran para ser estrellas en el rostro inmaculado de etérea. Sobra las colinas soplan vientos como céfiros amables que rotan entre los cuatro puntos cardinales y sobrevuelan el azur marino siendo buenas nuevas que se han de perpetuar en el horizonte sin más esperanza que constelarse en nebulosas sobre los pilares férreos de la tierra. Allí sobre planicies y lontananzas perdidas en latitudes profundas cuando el espanto del hombre sale de la tumba para atormentar a los mortales hay paz en los sistemas polares que anudan a Eideen hacia metas seguras atravesando la galaxia de la Vía Láctea para diseminar todas las deidades Primordiales allende más allá. Y lo Arquetípico en la Tierra se deforma como un demonio lascivo que fornica consigo mismo buscando rostros de féminas. Surgen terrores promiscuos en las laderas de los huracanes que embargan las carnes a su sino cuando gira el placer hacia el dolor que pincha los cuerpos y el planeta rota sepultando a todos los que ostentan la forma homínida como lápidas sin vida que han perdido la verticalidad para caer a los abismos remotos de la inconsciencia donde pesadillas infierno atosigan como certezas puntiagudas el retorno del cósmico anillo que ata el pasado y el presente hacia un incierto futuro a la conclusión de la argolla galáctica que dará veracidad a lo vivido y dotará a cada lágrima de verdad.

Apolonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s