Erupciones en el útero de la creación

Arsenal hojarasca múltiple tu rostro en el anverso tu historia en el envés genealogía de enredos orbitantes entre tus cabellos y tus pies. Arbórea copa iridiscente encendida cuando la noche cercena lo que brillante se desgaja columna arriba buscando el centro del universo. Cansado hectáreas de poemas sumergidas perdidas entre rotas brújulas bragas mojadas y perfumados sujetadores tinta que no llega a las curvas ni a los montes ni a las púbicas realidades. Pero he volteado los hemisferios ajustando las medidas exactas que han de retornar a mi seca boca agrietada cuando me entierre bajo su compasivo manto la nada. Mares de peces sin pescar ahogado en el remolino resplandor fantástico de los flujos alados que sepultan el deseo que araña la pared el cuerpo de las uñas pétreas chispea dentera transpirado de gélida necesidad ardiente Oh Nuestra Señora hijo indeseado placer recortado laguna abrupta encallada mi volcán de magma fluyendo hacia tu lejano vientre ocaso marchito tu imagen se desdibuja desmorona el deseo caduco: mas yo sé que tú también te masturbas conmigo.

Apolonio Guillian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s