Laberinto

El odio de las naciones armadas con flores metálicas enfunda las balas en horizontes fúnebres entre palideces generadas por la necesidad de una sociedad masificada. Allí donde nadie se atreve se codifica la poesía cosificándose en agonía en la escritura que se embadurna en blanco y negro de amargura y alguien llega: entonces ese ya no puede escapar de Ella y la lleva en escala degradada de la luz a la sombra.

Apolonio Guillian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s