Alas

En los recodos de las soledades más apartadas e insanas alguien camina con la soga al cuello dirección del último precipicio antes de despeñarse a los vacíos insomnes del infortunio más inhumano. Horrenda muerte en vida acompaña cada paso pesaroso rumbo al estribo de su cadalso por su sendero solitario y triste plagado se seres enfermos que quieren la perdición y el descalabro. El aire oprime la garganta como una zarpa cadavérica con los huesos de los dedos con un anillo que pone desesperanza de ver relucir el sol en la siguiente mañana. Los pensamientos son telarañas de seda que raspan las inscripciones de la lápida donde se esgrime error sin perspectiva de salvación ni redención cuando despunte el alba ya sin razón. Atrapado entre el corazón quebrado de desilusiones cuya correspondencia es la nada más perversa e impía. La cabeza en temblores de ultratumba en ideas esquizoides quebrándose contra barrancos escarpados sin horizonte. Roto el corazón que sangra desesperos macilentos en las entrañas sensoras de los interiores de los amores que murieron sin venir a cuenta. Y la mente empujada a un calamitoso desastre con el banderín de cofa apuntando a huecos de negrura en los compuestos del silencio más atroz y perturbador. Caos turbulento hambriento de desastres cenitales en los crepúsculos dorsales del espíritu que zozobra en infranqueables mares rompiendo contra la costas craneales de la cabeza que suspira las paces que nunca llegan a las interioridades. Los pies ensangrentados por las bestias deformes royendo los tiroides que encadenan horrores sin pronombre. El amanecer distante como la última estrella que suspira tristemente en la verticalidad del más lejano poniente. Detrás del postrer astro en lo mudo de la muerte que grita estridencias salvajes en lo más brutal de un paisaje de seres deformes e infames. La última montaña escalada en la distancia macabra que queda en las paredes escarpadas del despertar entre el hoy el ayer y el mañana en las nadas que olvida el aire. Oh aliento en el presente sin expectativas de futuro otea longitudes que no irán mejor. ¡Vuelve la vista atrás caminante y contempla sin flores la carretera criminalmente devastada! Pierde la mirada en el encantado tenebroso prado hasta llegar aquí cruzando el laberinto de cristal hacia el borde espantoso de la cornisa donde caen los convictos condenados. ¡Mira los pétalos aniquilados chorrear linfa sangrienta y a los tallos llorar apasionadas desidias exterminada ya su primavera! ¡Arriba otra vez a una nueva cordillera de nerviosos picachos sin descanso en las púas lacerantes de tornos diamantinos que punzan en tu frente tu corona de rey de los poetas! ¿Cuántos abismos quedan por cruzar? Extravía tu mirada en el agujero observando las líneas que dividen el polvo cárnico de la eternidad y allí donde el cosmos creador se propaga perpetuamente maldice o venera la inmensidad de la condena del ser mortal en esta esfera.

Alien Hunter nº13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s