Rareza o Cara B

Incertidumbre en el devenir de la especie que muere entre espasmos y vejeces espantosas bajo el palio sangrante de un sol rojo sin misericordia que ama a todo Eideen menos al hombre. Y en las cofradías que se dirigen hacia el ocaso las manos agarradas proceden procesiones que se desvían unas de otras estirando los extremos todos camino de la muerte. Y la ceguedad impide ver que todo es abismo y somos como nubes sanguíneas sobre el suelo de la tierra prontos a descender a las entrañas profundas y remotas del corazón de Eideen. En una atmósfera majestuosa y mágica el aire corre en corrientes puras azotando las oscuridades de necrosis en los canalones que llevan a cada uno a la muerte absoluta y total. Más allá del silencio en la paz de un cementerio se agitan las faltas como pecados en durezas que se presentan evanescentes en sueños pretéritos de barcos que se hunden en la alta mar de los muertos. Las ruinas de Atenas indican bajo el mar soterradas ciudades cuyo suspirar no conmueve a los astros que rutilan en un océano de tranquilidad en el orden del nuevo crear que expanda las civilizaciones preternaturales con las que están por llegar. Sacuden las tormentas nuevas estrellas no paran de nacer entre los júbilos del vacío que fluyan a su entender las normas del mal en las alianzas selladas con sangre y polvo estelar la luz interna que guíe los caminos al más allá.

Alien Hunter nº13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s