Horizonte

Veis la luz del cielo recortada sobre el azul donde se pintan los deseos y alguna nube malhechora surcar las dimensiones que recortan lontananzas barnizadas con los más diversos colores. Pero sólo es un representación que no pertenece a lo que hay dentro de nuestra cabeza. En los límites del cerebro se captan frecuencias que cuentan el desarrollo del individuo para percibir voluntades ajenas a su cuerpo que tienen autonomía y conciencia propia. Y es adentro de la mente donde hallar las farolas que iluminen las estrellas que pasan por nuestro espíritu embriagado de tanto saber y conocimiento. En las oscuridades de necrosis del alma las negruras parten desde terrenos preternaturales para mostrarse en los fragmentos de la noche como adalides de un cósmico desastre. El miedo y el mal se agarran de la mano para indicar las brechas por las que se cuelan entre rendijas las pesadillas para advertirnos que el mundo solo es un cuadro del que apenas formamos parte. Y hay hombres que mueren allí donde oscilan los soles de otros planetas mientras ellos apenas pueden captarlos con las pupilas con los párpados casi cerrados. Ahí deberíamos morir todos con el cuerpo contra el suelo cerrando los ojos para siempre mientras en la lejanía del horizonte con las pestañas clausuradas empiezan a brotar como ríos eléctricos constelaciones y nebulosas cual telarañas a la par que el cuerpo se apaga en la oscuridad de los tiempos y el alma vuela bien para volver a casa o bien para expandir el origen dejando la carcasa en Eideen y partir hacia el inmenso universo desconocido.

Alien Hunter nº13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s