Banda sonora de una gota de rocío

Las Golondrinas surcan el cielo gris dejando bajos las tejas nidos a los que ya no volverán y queda el silencio de sus trinos de alegría y libertad sobrevolando las cabezas de la humanidad. En un tren de largo recorrido se montaron mis amores más pretéritos para no volver jamás a la estación de paso que mi alegría les ofrecía. Y la belleza de la locura escampaba sobre sus caras mi demencia perdida entre libros repletos de tinta y lo nefando que yo ofrecía. Robando besos al aire entre suspiros de nicotina remonto desde las bajuras a las alturas con antorchas cada día prendidas de odio y armonía con lo remoto de la tierra que me mira en el borde de la extinción sin que me importe demasiado. No tengo paciencia he agotado los recursos que mi ser daba para estirar toda una vida con el cuerpo como el templo de un dios. Pero la desgracia sobre mí en la hecatombe terrena me hará devolver al barro un guiñapo que ha derrapado en los límites de los acantilados despertando el corazón de lo prehumano en las albricias de devolver el cuerpo bien destrozado y amortizado. En mis sienes hay balazos y puñaladas en mi espalda en la continuidad de los días que me estiran hacia un indeciso ocaso. Y ya no sé qué es el destino sino fragmentos de azar que se juntan todos en uno camino del cadalso. Y no puedo quejarme de tantas cosas en el laberinto de amor y destrucción de la vida que partida mi alma en pedazos aún sonríe mientras me trago las lágrimas amargas que recorren mi espina dorsal como lamentos de verdades sofocadas por no mostrar mi verdadero sufrimiento a mis coetáneos. La luna gime en tres cuartos llena y las estrellas observan mi hundimiento a las tinieblas a la par reclaman mi porción arquetípica. Y en la felicidad de una Rana que chapotea alegremente entre las aguas veo deidades Ancianas y en las descendencias de todo lo que es ascendencias en las divinidades que la voluntad pletórica ofrece para ser allende y sin ir más lejos Aquí disfrutando a tope del ciclo de las metamorfosis en las cadenas que conectan las constelaciones La Gran Araña El Dios Pulpo El Murciélago Estelar… y el Dios Que Ha Hecho Nuestra Forma.

Gabriel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s