Guiado por las voces

¿Quién soy? ¿Qué esencias alienígenas se reúnen componiendo mi senda? Oh la noche tiñe mi alma dorada en haces de negrura que se desparraman por las inmediaciones y vastedades celestes del universo descubierto cuando el día muestra mi espíritu oscuro como una sombra nefasta y perniciosa que avanza dando saltos entre los árboles llevando pero no siendo esperanza a los ojos que miran en los troncos e Hiperbórea repleta de alegría entre el follaje, los dragones, las hadas y los gnomos que aún quedan en la cuenca mediterránea llenos de melancólica y bella tristeza con expectaciones en unas cuantas generaciones todo se muestre el un eterno presente. Pero saben que será larga la espera mientras los perros mean y defecan en su casa porque no pueden aguantar al wc de los humanos. ¿Qué soy? Soy Odio y Amor Todo y Nada Salvación y Condena Soy la Lágrima de los Dioses ensangrentada que ha venido a ser desgracia. Nubes de tormenta que un día han de convertirse en estrellas y agujeros negros Soles que serán lunas opacas Centellas chispas y átomos cósmicos luminiscentes de aire agua y lava Carne que un día ha de nutrir la sangre de los gusanos u oh sacralización en mi horror una vez esté en la tumba para otros alegres comensales. Como si fueran nada pasan los momentos de felicidad y solo durara para siempre la pena y el dolor el vacío incesante me absorbe cada ocaso contra las piedras del sufrimiento de mi corazón hasta que se queda tumbado como un pesado horizonte muerto hacia densidades profundas en una ligera fractal que rompe la catatonia hacia el mundo de las varianzas múltiples de lo Onírico que impera en lo más hondo de la densidad de la sangre delirante donde para bien y mal nadan los ancestros cuyo destino es marcar el camino de origen o por el contrario tarde o temprano la redención.Y voy hacia las estrellas o hacia el abismo Con el barco desarbolado Con los fuegos apagados Hundiéndome Rodeado y rodeando un mar de muertos Capitán de mi nave Con la nieve convertida en fango Y la voz agujereada En fin, cayendo, con una mano alzándose En el vacío del desplome Con la palma abierta y el puño cerrado antes de empalarme en un picacho del final, buscando acomodo así con un gesto obsceno encarado a la divinidad y ya completamente amoldado por siempre jamás hasta el fin de los tiempos.

Apolo 13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s