Utopía de granos de arena y espuma en la atomización de todo lo que tiene vida

Vamos allá a la lejanía astral donde las Reinas humanas en bondad se perlan desnudas junto a la divinidad. Atravesemos días grises hasta colocar nuestro ideal en lo más alto del Parnaso sideral. Construyamos puentes que atraviesen el hondo y hosco abismo. Esculpamos sobre la faz de Eideen los amores que merecen estar entre los dioses. Que se abran nuestros corazones como flores que desgranan átomos y todos buscan la cosmicidad desde una raíz prehumana. Lleguemos al final del meollo y que nuestras manos puedan tocar la cara de la verdad. Prendamos elevadas antorchas en escarpadas cordilleras para que los malvados vean la luz que irradia brillante el interior de los que saben amar. Abramos de par en par las puertas de la Vía Láctea para colonizar la vastedad dándoles alma con la vida humana. Tendamos telarañas entre las estrellas que unan nuestro sol con las principales nebulosas del universo y sobre todo dejemos pasar a los enamorados para que surquen allende los lindes de Plutón los hijos del mañana mientras los amantes solitarios argollan en los anillos de Saturno lo que aún no debe ser. Y abramos paso desde los trilobites pasando por los dinosaurios hasta los perros falderos las águilas que coronarán todas las dimensiones de la Vía Láctea como una hermosa constelación porque el hombre al fin ha cumplido su misión.

Apolonio Guillian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s