Cuando el celuloide sufre

Llueven arroyos de banalidades en los frívolos torrentes de las actualidades chorreando con frases e imágenes a color sobre las masas de cabezas que circulan entre los pueblos somnolientos y el ruido gris y estridente de las ciudades. Humo brota de las generaciones que fueron y ahora son olvido en la desmemoria que disipa cada individuo perdido en las circunstancias de sus tiempos. Evoca de épocas un vapor que la hierba siega condescendiente impidiendo escapar el espíritu de los hombres malvados éter adentro. Las piedras observan el esdevenirse a nuestras mentes y las tempestadas tormentosas que agitan de lado a lado nuestras substancias. Oh eternidad imperecedera gracias a los que te expanden con la fuerza de sus almas y sus ideas diles a todos que esas fotografías están hechas del mismo polvo que mis poemas.

Apolonio Guillian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s