Soplos en la razón y el corazón

En un recodo bajo las escalinatas de la noche cuando las visiones asedian al durmiente que reposa plácidamente sobre la cama, se oyen las voces del más allá de los Cosmos de Eideen y se entremezclan con palabras demoníacas. En la solitud del almohada se filtran luces y vestigios que arriban de latitudes lejanas en forma de alucinación en la pesadilla que se escapa hacia la negrura cuando las pupilas dejan atrás las imágenes y los párpados se abren. Y se escapa lo remoto marea al centro del día disipando lo que se dibujaba en la pleamar que dormía. Conectados de lleno con la nebulosas del origen hasta dar con el rostro de los dioses que dictaminan órdenes a seguir para completar las misiones que tenemos entre manos que cumplir en  el Abajo. Y a su vez enigma indescifrable las frases volátiles del Diablo que nos insta a allegarnos a su lado. Pero el hombre debería estar más allá de los infames hados para desarrollar su camino allende los prados de las fábulas imposibles que le impiden ser libre. Pero los huevos son agarrados y pinzados por uñas invisibles en los pecados de las condenas de lo hecho Aquí en el suelo. Y todo circula menos el hombre que atrapado en disputas cósmicas y malignas se desenvuelve entre escollos y derroteros buscando la salida rumbo playas apacibles donde quizá le espera un océano de muertos. Y magullado por las corrientes centrífugas en lo concéntrico de una pesadilla acapara para sí en lo material la comodidad que se fuga en la decadencia corporal del ser sumergiéndose en la lobreguez de la vejez, dejando atrás la infancia que mira con raquíticos tallos la evolución hacia la oscuridad de las vejigas que transportan las descendencias a una calamidad: lo difunto engulle a las personas y sólo resta mirar atrás en la sangre impregnada en la piedras el egoísmo que mancha el camino cuando el sol alumbra los pasos invisibles que ya toman contorno en las formas del Retorno cuando la verdad y el amor destructor rastreen todo lo que hemos hecho en detrimento de la especie y a favor nuestro.

Apolonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s