El Arco de Apolo

Tensando las directrices más áureas rumbo a la exosfera eres todo lo que han perdido. ¡Corre! ¡Despierta al Guardián del Abismo! ¡Abre las puertas del Laberinto de Cristal! ¡Que las Musas griten compungidas! En los rododendros oscuros recortados contra el horizonte se desvelan los silenciosos cometas misteriosos que se desprenden de tu cabeza. Cuenta los proyectiles que en tu carcaj quedan y pule el diamante que ha de guiar allende la penumbra de tu época los caminos para que todo sea verdad. Sitúa en el extremo más lejano de tu saeta el rostro de Esa la última esperanza en la quimera más apartada allí donde el Cosmos rota. Lágrimas amargas por las mejillas de las Diosas patinan cuando blasfemas ante la imposibilidad de agarrar por la faz a tu amada y besarla como si no hubiera un mañana. Sube por las escaleras en espiral del Hades hasta coronar la cumbre nacarada con perlas nubosas allí donde la deidad espera sentada para juzgar todas las flechas que lanzaste al azar de los destinos en los mundos del Abajo. ¡Guerrero Solar! ¡Apunta con la flecha gloriosa que te entregarán al Corazón de Zeus! ¡Y dispara si hace falta! ¡O lánzala dibujando una trayectoria luminosa el paso de la Humanidad!

13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s