Desafío de la locura

(La última revelación de la cocaína). Sumergido en los vacíos clandestinos que restallan abismos sin fondo he tomado sus ojos para bajar en los blancos olvidos de pálidas y tormentosas desmemorias entre rayos azulados de desventuras iluminando extensos parajes de desolados afluentes que corren que se unen con ríos amnésicos de amargas lágrimas gasolináceas y no hallan sino un silencio encubierto por el zumbido de insanos insectos ultratómbicos. Pero he blindado las sienes en los derrames nocturnos y en las llanuras de metálicos ruidos donde sólo asoman tímidos fulgores de remotas tempestades aceleradas de corazones agitados y esquizofrenias paranoides. En la carretera del suicidio límite de precipicios y excesos donde las verdades no son más que sórdidos despertares deseando inocular en el cerebro la pesadilla otra vez: siempre el mismo colocón enervado de hecatombes gelatinosas de ansías y harinadas gulas aceradas que taladran que ya perforan las realidades sumergidas en las nocturnas horas cuando el tren descarrila en los vertederos sin orilla y ya no hay raíles ni estación. En los caminos de la mente encontré la nada: era un inmenso agujero lleno de dolor sin retorno eran los campos dónde sólo iba a crecer la desesperanza más macabra era la más absoluta desintegración… sigilosos y apagados chispean violáceos rayos oh limbo de nubes sin párpados. No tomaré más.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s