El anacoreta de los eclipses

(Trenzando cataratas de polvo sideral). Hace eones despeñada a los huecos vacíos de informe soledad sin sospechar ecuadores trapezoidales combados por yunques gravitatorios empezaste a anillarte con mis órbitas y empezó la rotación de los planetas emergieron soles de las tinieblas y nuestros hijos, después de trepar por tu cabello, volaron hacia las estrellas, siendo cada uno un universo maravilloso, colocando extraordinarias diademas de amor en el borde de las más lejanas esferas.

Gabriel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s