Chirrido lírico

Hilando fino el desenlace de las medidas por donde han de caber los cadáveres aquel día. Destripando las macetas haciendo hueco arrancando las plantas para que quepan las calaveras  proscritas tocando mandurrias  apócrifas llamando a los espantajos circuncidados con rosas de metraquilato blando. Pero las liras del silencio producen dentera coladas de mono colocado de melancolías tetrahidrocannabinolicas. He soñado recuerdo manantiales de muertos ahogados en cóncavas bañeras enormes sin desagüe. Cada esqueleto pesa ante cada flor pisada delante de cada animal deglutido o arrojado a la basura. Allá en los esternoncleidomastoideos dorsales de los posos universales ahí donde el barco sin velas no halla los canales que llegan a puerto seguro se hunde la esperanza ametrallada por cada hombre que yace en el pútrido mar como memoria de pesadilla atroz de lo que fueron individuos que fueron y son ahora en los acueductos que conforman las líneas de nuestras manos que emergen de la marisma que ya va tragando nuestros restos.

Gabriel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s