Las pesadillas lloran por ti

Anochece los páramos silentes hacia el fondo de la oscuridad los árboles se hacen ténebres mientras la luz solar desaparece en gemidos profundos en exhalaciones siniestras y todo queda sumido en las sombras estelares que el universo regala bañando el polvo y los pedernales. Todo sigue sufriendo mientras el hombre se repliega en su negrura la voz engullida hacia tinieblas pretéritas en una paz palpable que despierta como una tormenta de rayos salvajes. En los púrpura del viento se azotan suavidades clandestinas y la pesadilla esgarra los vórtices que anclan las extremidades a los límites de la cama que extasiada contra la almohada suspira… y ahí van los deseos hacia el cielo desprovisto de dioses colándose por los vacíos que dejan las estrellas en un mutismo eterno absorbiendo las edades que descienden hacia primordiales encantos redención que ya llama gritando con el último alarido en el cráneo y el átomo girando: no hay ni retiro ni tranquilidad las tumbas calmando el deceso y la falta de los besos de amor verdadero.

Apolonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s