Las escolopendras que me componen o Paseando mi derrota

Vivo rodeado de mis recuerdos atrapado en los lugares de mi infancia Lo que yo era no ha evolucionado y se han estancado las cuentas de mis años en prehistóricos calendarios. Las trampas saltan inversiones las bondades de mi tierra se han vuelto hostiles y lo familiar inhóspito por culpa de mis paisanos que se han afanado en acaparar cercando y apropiándose de todo el lugar sin dejar nada para nadie más. Mis cabañas agonizan en el filo de indiferencias que se empecinan en recordarme que fue tan rápido que no ha valido la pena el terreno que recorrieron inocentes sonrisas repletas de una sana malicia: mas yo reconozco a todo y todo me reconoce, (mas los hombres me resultan impertinentes y huraños), desde la punta de las montañas hasta la más remota raíz me llama Recaigo constantemente en la maldición de la cocaína y aún las pastillas y demás porquerías me tientan para reventar lo poco que sujeta ya mi cráneo. Yo era una bendición que se ha quedado obsoleta Me he reconvertido en abominación perpetua. Soy una marioneta a merced de un invisible hilo de palomar que estira cada una de mis venas Aprietan Aprietan Mas yo rebelde no paro de cortar… Regreso constantemente al niño… Los rescoldos de mi infancia me abrasan: y eso no es bueno.

13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s