El hielo cruje en las latitudes perdidas de mi alma

Titila la estrella del Norte temblorosa entre el frío espacial vista desde el nadir glacial de las profundidades observando el dolor que en mi corazón impera gritando con alaridos desgarrados, la desesperanza que oscila entre los abismos de trascender para al fin poder constelar universos y galaxias. Y me llama y voy veloz más rápido que la generación de un pensamiento deseando escapar ya de una libre al fin de las mortales ataduras que me ligan con un hilo fino a las interioridades del alma de Lisa y yo no paro de cortar y Ella recose no queriendo dejarme marchar: no la quiero ver más… …aquí estoy plantado en su portal deseando por ventura que me bese nada más verme. Y lo hace. Me agarra con sus dos manos la cara: bendición que no merezco maldición tras el trece desprovistos de sudarios mortajas y andrajos nos metemos en la cama: de la miseria de la carne que siente el placer del polvo como los granos de arena del Mediterráneo que un día serán todos astros y sopla el viento sacudiendo las ventanas: nos abrazamos en la oscuridad helada: pero soy infiel oigo allende las persianas tiradas a la estrella del Norte llamarme desde lo remoto de la Noche: y yo quiero ir.

APOLONIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s