I will not write anymore

Inmóvil en los lindes de la senda, congelado mi júbilo deseado en cascadas verdes, sueño con el amor brillante de un día de primavera entre las flores del prado, y el rocío que baña mi anhelo inmaculado entre los pétalos de rosa deslizándose por las espinas sangrientas para llegar a su corola. Y sopla el viento lamentándose en las olas del mar, y la soledad de la playa se acurruca con el temporal. En un rincón, recodo de ilusión, esculpo la idealización malvada de los tallos que me llevan a mi amada en la recesión del tiempo. No la quiero a desgana sino que izando la bandera de la rendición me encaramo a alturas inimaginables para precipitarme contra el suelo, y que un colchón de sangre emerja entre las nubes para amoldar mi derrota que suspira su nombre. Las distancias candentes se encienden, las farolas prenden luminosidades, y yo solitario en el parque bajo la lluvia de diciembre, con mi monstruosa caligrafía hecha de un terror visceral, la convierto en tinta a riesgo de perderla para siempre: es hora de echar a arder cuanto he escrito sobre ella. Y en el límite de la visión, cuando mis poemas combustionen y se reduzcan a ceniza brote la esperanza acabada de no tener la necesidad de empuñar nuevamente un bolígrafo otra vez.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s