Te llamé esta mañana o El lamborgini naranja

To Zooey

Abrazado al despertar a los cactus sedientos de arena que besase los páramos desolados que florecían en los sueños donde bellas actrices me acariciasen el alma con amor y los nardos en flor y el capullo emergiendo donde tiránicos soles mordían párpados y las pestañas devolvían a fantasía los mundos las caras y las voces que huían hacia telúricas playas de sábanas y almohadas y… mis manos surcadas de grietas templadas de inefables suplicios que amaban la piel la muerte diaria del cuerpo y caían pétalos de sangre recreados en porosidades antes de calzarse los fracasos y ajustar los cordones de las frustraciones alcantarilladas de sinsabores y hordas de sinrazones maniatadas en orgías de pensamientos suicidas… te llamé al amanecer… y viniste… me escurrí entre tus piernas… enroscados otra vez… ya era hora de despertar… …oh maremágnums petrificados de deseos que agonizan en las costuras del desconsuelo vestido de inclemente luto y rayos ultravioleta… adiós dulce sepulcro adiós dermis de seda traspasada de dimensiones escaneadas por relámpagos donde la faz de las amadas toma forma y… no os vayáis ¿qué prisa hay?… el coche fúnebre me espera en la puerta… allá voy… sin ganas… es hora de morir de nuevo.

APOLONIO GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s