El orgasmo del cerdo

Enamorado de una fotografía en blanco y negro tu belleza que va caducando digna de la hermosura de una diosa. En los limbos que quedan entre mis ojos y tu rostro cincelado de preciosidades que prometían los amores desde todas las estaciones que te ha visto envejecer no obstante conservas la alegría y el humor del primer día cuando voy a comprar y tu simpatía me encandila. En la faz de las estrellas he colocado tu cara y tus pechos agradecidos como si yo los tocara y te acariciara los pezones duros como escarpias y el beso con la lengua dentro rememorando tus juventudes mientras agria la vejez va adueñándose de tu tez miro esta foto e imaginando que aún sigues así entornada de suavidad agarro la piel de mi falo y me la casco me casco dedicándote un áureo y sexual espectáculo inseminando en tu vientre mi deseo esperando coincidir y que les des el visto bueno a nuestros hijos: pues yo sé que tú también te pajeas conmigo Mary Carmen.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s