Agendas de teléfonos perdidos

En las directrices que señalan las cotas más altas en periferias atmosféricas se desgranan los átomos que cabriolan encendiéndose y saltando chispas y cometas como centellas luminiscentes al albur de los rostros en las nubes que moldeé con cada una que amé y de las cuales ya muchas he olvidado el nombre, que queda suspendido entre los abismos esperando el soplo creador que muestre en los cirros anaranjados del amanecer y rojizos del atardecer como sus risas ocupaban de punta a punta del valle mi escultura entallada en la montaña y los goces del ayer que a medida que me sumerjo en la negrura en solitudes de espanto mi dolina llena de encantos la locura mágica cuando siendo jóvenes me amaban y yo amaba y no quedan más que tormentas que ya borran el nombre esculpido en piedra de todas ellas.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s