Átomos en la sensibilidad del Barro

Pregunto en las noches cerradas de mi alma dónde está Ella y me dicen: ¡Esta al borde del Acantilado pronta a saltar harta de tanto desamor! Y mi Corazón retumba galopando entre las brumas turbulentas del aire machacando nubes túneles subterráneos para llegar a Silvia. En las transparencias que conectan todas las capas dimensionales a la primera estrella agito su Atmósfera y en los abismos que a sus pies quedan paisajes y da la vuelta y se gira y yo como un fantasma enfrente de Ella le suspiro un hálito que le entra dentro y todo se congela, menos Silvia y las piedras tiemblan y como plataforma se desprenden del suelo y nos elevan hacia Esferas Allí donde está el Primer Dios yo tocando la lira del teclado y Ella erguida, humilde y sin soberbia apuntando su mentón los vacíos galácticos en los que todo lo que se recogió en Eideen se desarrollará prevaleciendo sobre tristeza y destrucción el Amor.

APOLONIO GUILLIAN

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s