Aunque huya sabré dónde está

Apuntalado en anhelos deformes surco las maleables estratosferas del aire para dar con ella. Y una vez llego a la comisura de su aura fusilo pensamientos a bocajarro para denostarla. Ahorcado en los filamentos del deseo estiro las ideas para estrangularla y hacer que cada palabra mía la hiera. Sumiendo los sentimientos en un cafetera express agito una y otra vez las líneas que la sujetan a los vórtices de lo humano para concretar un cósmico desacato en sus vértebras que la lleven a chillar encendida de locura: ¡vete, déjame en paz, no te amo! En inversos ángulos envestidos de desalientos en las madrugadas de cieno me levanto con el odio abanderando mis médulas. Si esto es el amor que me aten de por vida a los extremos de una cama para que le escupa al dios de turno las verdades escondidas en rejillas perdidas por donde se cuelan almas desamparadas en los alfeizares de la nada. Tentando su cordura me adentro violentamente en las anillas que la protegen para decirle: tu angustia es el caldo de cultivo con el que me jacto para seguir adelante, tu dolor mi música. Y veo sus faldas descomponerse en la fibras del viento y observo su desnudez como se agita. Y ella escapa montada en una nave espacial hacia otros mundos, pero yo la persigo inclemente buscando su corazón para disparar y romperlo y que se abra para siempre y una macilenta flor brote exclamando que nuestro amor fue verdadero y será por todo lo eterno.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s