Canto de amor (2000). En memoria de Ossian.

Alicante, año 2000. Cuando el poeta se reafirma como poeta estudiando empresariales.

¡Oh allá dónde navega el viento, libre de toda impureza y presto a refrescar los pulmones del planeta! Vendaval de arenisca del tiempo huracanado ¿no dejarás nada en pié? ¡oh tornado sepultador! ¿lograrás borrar en mi memoria, que yo también, presa del caos de la pasión amé? ¡Ábreme una luminosa ventana a tu alma oh Venus, Diosa del amor, protectora de los amantes entregados! Luces que giran con armonía en el cosmos inmenso, venid a mí, yo os invoco en toda vuestra magia y esplendor. Desde el punto más elevado del cenit, más allá de los astros y las constelaciones, hasta el más oscuro nadir, dónde yo reposo con mis penas sin fin. Torrentes de agua cristalina que os deslizáis entre los bosques lejanos, oh majestuosas colinas, oh olas espumosas que solitarias rompéis las costas del indómito océano, oh misterio de la vida, oh misterio del amor, llenadme con vuestros cantos inmortales, para que sea inmortal el canto de este amor, ¡¡yo os canto oh exquisitos montes de nácar y de placer!! ¡Oh curvas sinuosas! ¡ En vosotras yo me quiero perder! ¿Podré olvidar que yo bebí de ti, ¡que yo sorbí tu vida!? Destrózame el pecho, oh Venus, lánzame las saetas ardientes del amor y yo seré tu esclavo, yo seré tu más fiel y devoto cantor. Cantaré al guardián del averno, despertaré a los monstruos condenados, y me condenaré, oh mi diosa, si con mis cantos logro sacar tu mirada del abismo.

He aquí la bella, luminosa y rutilante cual un nuevo lucero del alba, brilla en los ojos de tu amado, oh Rosella, ilumina el rostro y enciende el apasionado corazón de tu amado cantor; oh cantor de Rosella, con tu cabello claro ondeando al viento, que pululas solitario con la dulce y amarga melodía que entonas a tu amor; oh Alcestes, príncipe destronado, tu espíritu humillado clama venganza a Dios.

 

ALCESTES

Oh amada mía, ¿porque no te apiadaste de mí?, no ves mi sufrimiento que en dos desgarra mi débil razón. Acaso amada mía, ¿pueden las estrellas acallar este llanto mudo que mi alma consume? ¡¿podrán borrar mi pasión?!, no, no pueden acallar lo que por ti yo siento ¡nunca borrarán mi pasión!, y yo Dios te desafío, jamás la eternidad ni el tiempo podrán evaporar la huella de mi amor como si nada pasó; oh Dios antes a ti te odiaría que mentirte alegando que no fue en ella en quién desemboqué todo mi amor.

 

ROSELLA

No llores más, oh amado, pues yo también sufro, y mi alma, rota y desesperada, en jirones de venenosa pasión aja lo más recóndito de mi ser. ¿Por qué tardas en venir? ¿por qué elegiste partir?, yo hubiera sido tuya y tú te marchaste sin mí.

El viento silba lamentándose, nada turba ya mi soledad. La cascada ruidosa se precipita en el hondo y ruidoso abismo y su espuma sonora a mi triste mirada encandila; entonan los insectos y las aves sus cantos de amor mientras se aparejan para festejar todo lo que nace se enjendra y muere; nuestro amor que nos prometimos ¿pensabas que podía tener un fin?, dime amado, allá dónde estés, ¿aún me amas?, oh dios, ¡dímelo!, es más el tormento de suponer que no saber. No halló lugar para mi reposo, no hay casa que me acoja y me proteja del viento y mis lágrimas son amargas y ya saben a hiel. Dime por qué, ¡¿por qué no vienes a recogerme?!, dime, dime por qué no pudo ser.

 

 

¡Calla tu voz viento! ¡Aplaca de una vez tu llanto, potente catarata! ¿No ves que el amor de estos amantes se precipita al abismo? ¡Oh río del olvido! ¡Oh movimiento ordenado de los astros! ¿Es esa luna negra la que refleja éste amor? Tronad, principio de las tempestades, silbad invisibles centellas, llenad de llanto la eternidad, oh padre, deja a Venus que bese tus labios, que pose su dulce mirada en tí y tu corazón de sangre perfore y con sus uñas te arranque a tiras la piel. Oíd el temblor de la tormenta, la furia enrabiada del oleaje, ¡explota de ira volcán! ¡enciende tu magma entraña terrestre! Y tú, tierra, anégate con el llanto de los más tristes amantes y abónate con sus cuerpos que una vez, plenos de vida y entusiasmo, los cantos del amor entonaron a las más lejanas esferas rompiendo las paredes del tiempo,  y ahora, oh tiempo inmortal, están muertos, ¡oh Dios, están muertos! ¡oh cruel eternidad!

Fue acaso el filo asesino del puñal lo que enturbió la mente de Alcestes, la hubiera matado con tal que fuera suya, pero nunca, ¡oh Alcestes!, nunca la dañarías; oh tú, Rosella, bella y delicada, flor terrenal que se secó cuando las lágrimas dejaron de derramarse, ¿no comprendiste la pasión de tu amado?, hubiera renunciado al cielo y a la eterna dicha con tal de no perderte, eligió no hacerte daño, y partió para siempre, sin ti, desconsolado, el amante que por ti se hubiera condenado.

 

ROSELLA

Oh cazador de la noche, que oyes mis lamentos desesperados, aséstame un golpe mortal, pues la vida no ha sido grata conmigo y los labios que una vez me besaron a besarme ya no volverán. Habladme espíritus de los muertos, narradme vuestra canción, que yo os prestaré finos oídos y pronta junto a vosotros, para siempre, descansaré. Aceptadme cosas mudas, dejad que vaya allí, que el armazón de mi cuerpo, ya sin voz, repose en la tierra que me lo dio. Oh Alcestes, amado de Venus, su odio te miró, ¡oh madre, te lo pido, ámalo!, ¡¡le arrancarás el corazón? Ese corazón que debía arrancárselo yo…; ¿por qué te fuiste y me dejastes?!! ¡Mátame! Grito yo ahora, pues ya estoy muerta, y solo su amor podría devolverme la vida.

 

ALCESTES

Yo aún te persigo, oh ideal, en las flores y en los tormentos de mi mente, allá dónde ya no hablan las cosas mudas y el aullido del amor es tan solo un quejido, yo te buscaré, oh Rosella, no ha sido benigno el cruel destino, mil batallas hubiera vencido con tal de poseer tu amor, y ese algo me oprime, oh alma mía, ¿nunca podré hallar el perdón?, el impulso que me guía hasta esta desolación jamás ya podré calmarlo, oh amada mía, oh Rosella de mi corazón, lloro mientras pienso ¿algún día nos podremos amar libres por los campos de la Creación?, oh Padre de los Dioses, volvería a desafiar tu ira, volvería a perder la razón, ¿lo recuerdas, ¡oh Padre!? cuando tu rayo destructor irrumpió en mi cerebro y destrozó mi corazón junto con el amor que por ella sentía.

 

 

 

Así cantaron una vez los enamorados. Ahora flota la luna incansable en el firmamento y los cuerpos de los dos ya no están, ¡oh Dios, ya no están!. No hay tumba que sus nombres refleje, ni bardo ni juglar ni trovador que sus penas cante. Oh polvo terreno ¡dónde sus esencias fueron?!, ¿tan lúgubre es el amor? Oh Venus, dime, dime por que me miras apenada desde el abismo, que consuelo puedo darte yo, para que el padre que desconocemos, nos de la redención y ya gozosos, junto a todos los que se amaron, cual burbujas que en el tiempo se perdieron, burbujas incansables del amor, descansemos en los prados de la Creación. ¡Oh espuma de los mares! ¡Oh fuego volcánico purificador! ¡Oh viento! ¡Oh tierra! ¡Oh elementos! ¿Qué seríais vosotros sin el amor?, lo mismo que sois, pero ya no tendría encanto, ya no sería la misma, ¡oh vida! Ya no serías la misma; oh Padre, allá en tu imperecedera gloria, en tu soledad, ¡oh solitario superior! ¿No tendrás también a tu amada? Perdóname, pues voy a bajar al abismo para rescatar a Venus; que canten los siglos venideros, aún en la oscuridad, y tapad vuestros oídos en el cielo, que corroan mi alma las serpientes, oh sutiles serpientes anidad mi corazón, ya no me importa, pues yo digo, mientras, padre, te desafío, mi amor ¡oh amantes despechados!, como el vuestro, es inmortal y ni el mismo Dios, ni sus cósmicas revoluciones podrán borrar lo que pasó, aunque a nadie le importe, aunque nadie lo recuerde, ¡oh Venus! espérame, ya no tardo, ábreme los brazos, mis pies ya bajan los escalones del abismo.

A. P. GUILLIAN

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s