Fiando ni pasado mi presente y mi futuro

Sombras negras en mi frente dinero en mi mano narcopisos empujando al jaco he de recuperar mi vida la mínima felicidad que me da estar aquí en la cafetería de la playa tomando un café y escribiendo este poema. Si hubiera hecho caso al diablo ahora ya no tendría pasta ya me la hubiera cascado y los remordimientos me subirían por el hipotálamo corriendo al cash converter a vender lo que me queda de alma y la sensación vacía del bajote en la desintegración de lo alta que he puesto la bandera. Pocos saldrán a tanto. Sonrío. He de recuperar mi vida no me convence ni el jaco al 10% ni la cocaína al 30 sólo el peso de mi intelecto guiado por inteligencia para decir que ya está bien. He mentido… no es café sino un capuchino barato y delicioso y el placer de hacer un poema tan malo como este. El sol brilla sobre el follaje de los árboles relucientes mientras ángeles desplumados se cuelan en las encías de los dientes que van cayendo de los drogadictos asiduos a los narcopisos.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s