En mi tierra no sabe llover

A toda castaña mi corazón a velocidad de crucero bajo el aguacero corriendo de charco en charco con mi perro ascender al Coll de la Rafaela y tomar los rayos eléctricos con las manos y sentir el auténtico poder mi admiración mis rodillas con sangre seca hincadas en el fango mis genuflexiones a la Madre Cueva relámpagos por arriba de nuestras cabezas regresamos satisfechos y cansados al hogar donde crepita la lar con ignífugas chispas y a una distancia prudencial nos acabamos de secar al ropa y el pelaje de Esquirla.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s