Cabalgando hacia la infinitud

Me he puesto el traje marrón en los venenos de la hierba chapoteando sobre charcos fangosos para ver la vereda de la luna lo más cerca posible. Somnoliento con los ojos enrojecidos me he lanzado sobre el sofá para disfrutar de mis constantes vitales que me matan lentamente en una agonía vomitiva en un gustazo tembloroso que agita en estertores mi corazón y colapsa mi mente mostrándome los caminos del infierno. En los recodos con telarañas del meollo mi cerebro abollado tienta las calamidades abisales de encontrarme sumido en una espiral que se agita como un cagarro a punto de salir del ano. En los límites de la sinrazón con ganas nulas de vivir galopo veloz atascado en un barrizal tiemblo espasmódicamente no obstante quieto como una piedra mientras mis ideas en espirales dan vueltas y vueltas con un sumidero por escape. Quizá es que ya no me quedan lágrimas para que calmen el tedio de mi debacle y solo furia por destruirme completamente a base de polvos demoledores. En las cloacas de mi mente se gestan monstruos deformes que escarban con sus uñas los corredores donde se secan los girasoles y la esperanza se desespera adicta al horror viendo que no levanto cabeza sino más bien que me voy directo a la fosa. Ya está bien. ¡No quiero escribir! ¡No hace falta! En la senda del silencio absoluto y la muerte total mi cadáver oscilando de un palo hasta los buitres dando asco.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s