Eideen

Las moscas planean siniestras traspasando fácilmente la Atmósfera que contorna al hombre. El zumbido molesto esquiza las paces lacrimales de los pensamientos que orbitan en torno nebulosas y constelaciones e ipso facto te hacen regresar al lugar donde está el centro de gravedad. El tedio se normaliza en escalas económicas de agonía y todo sufre ante el horizonte que talla la muerte de la vida. Si en verdad las certezas etéreas son ciertas, ¿qué os extraña que la Madrecita ame más al mosquito que al ser humano?

AP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s