Desequilibrio en la medular Norte

En la noche de los tiempos entre tinieblas pretéritas se forjó la luminiscencia oscura y pura que mora en cada hombre: el mal es un don pero no el absurdo y banal y hay que sutilizarlo hasta la altura de la inocencia de un Dios Arquetípico.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s