Corazones radioactivos el final

Vuelven los Gorriones ahora que Lisa no está que se ha fugado en los calores del verano hacia otros brazos más cálidos no he de quejarme pues también yo he gozado de otras féminas y el idilio mágico se rompió. No acuso ni soy acusado ni remordimientos a la cuneta de los desvaríos: sólo olvidar los momentos desnudos y el amor ciego los besos de rosca la toxicidad de nuestra relación y los hijos que nos debe el Dios de los Días.

GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s