Mi tía favorita

(Vecina o Polvillo o Canilla al aire o Mi tía favorita). Deslizándome entre notas musicales vi los cabellos de ella que flotaban en el viento rizados hasta la extenuación y brillaban nacarados del deseo de que alguien más que su marido los pudiera tocar. En las articulaciones de los artilugios por poder mesarla desencadené una horda de pajas para que se asentaran entre las hebras doradas de su pelo y dibujaran obsesiones con el nombre de preciosas niñas y niños preclaros. Y allí cuando el viento silbaba por entre mis montañas me llegaba el jadeo inmaculado del anhelo por ser yo dentro del vientre del placer mientras ella agarraba con sus manos mi cabeza. Es cierto que yo la he buscado a la par que ella perforaba los estados para dar complacencia a mi glande de que yo la descubriera nuevos goces que pudieran hacerla sentir joven y querida y desplegar en el abanico de las ciencias ocultas toda la pasión que se formaliza al conectar dedos con genitales enviando las señales al cerebro que dosifica el escándalo mojado cuando los fluidos emergen del estado normal al exacerbado. Y dale que te pego la sigo buscando y ella me responde complacida derramando los líquidos sagrados para hacer constar que allá en lo alto en las cúspides más elevadas nos tocamos para llevar planeando el sin freno de un impulso primordial que puja por escapar en la soledad de las sábanas cuando solos nos quedamos esperando que más allá del cenit físico de la excitada y turgente carne alguien rugiente nos venga a follar hambriento y sonriente.

APOLONIO GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s