La fe de un insecto

Dime Señora si este Dolor inmenso absurdo sordo ha de estirar mi corazón en la noche de mi alma las espinas de mi cerebro si se disiparán un día a la luz de la mañana… Si el alegría y el amor despuntarán en el último hálito y habrá merecido la pena vivir en este mundo… Oh Señora sólo silencio de ti emana y las quimeras cabalgan desbocadas la locura la demencia la desgracia de los que a la poesía se agarran.

GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s