Poema cinco mil y pico

Tanto miedo tiene el hombre que disimula ante el prójimo quizá todos tengan vidas profundas no lo sé: fui feliz aclarint melocotoneros el sol la paz entre los árboles y las semillas que caían al suelo y ya no crecerían en las ramas aún las llevo en mi corazón para desperdigadas por el ciclópeo Júpiter.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s