El Rey de los Hombres

Vecina mi soberbia al cruzarnos yo con el traje de faena te hizo dudar de mí y me pusiste cara larga… Pero estás tan cañón que es imposible no enamorarse de ti… Dejé de saludarte: y ahora te mueres por un saludo mío… Te saludaré.

AP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s