A pedrada limpia

Se acumulan los años de mala suerte en las dolinas de mi corazón y en los agujeros de la mente. Lleno de polvo en la miseria de la hecatombe viviendo una paradoja me lamento como un niño que se ha perdido en la playa y cuando lo encuentran su madre en vez de abrazarle le pega. Pero aún amo las proyecciones que tiene para mí la Naturaleza cuando todo lo que me embarga es morir. Y como un diablo río risueño cuando veo piedras y árboles sonreír. Me ha costado caro el privilegio de sufrir así entre los hombres mientras las estrellas se dirigen a mí. Y hay luz en medio de los pantanos más es fatua y me hundo en el cenagal y los reptiles respetan al 13 (maldición funesta) para que vuelva a contar a sus semejantes lo que ha sido lo que es y lo que será.

APOLONIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s