Soledad

La carne muerta un poco de rocío cae sobre ella y cree que está despierta. En los anatemas del silencio las dobleces que equiparan la muerte de la vida son llevadas en suspiros por el viento en lo soez de la voz humana de la ilusión eterna en entredicho por sistemas que se contraponen en las contradicciones del pasar al otro lado en las calles en los que los hijos yerran no destino no hay tierra no hay fin Oh Nuestra Señora sin Espíritu no hay vuelta.

GUILLIAN Y DEVOUR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s