La inquina de los cielos

En el Norte Polar de las debacles corazones navegan con los faros apagados en las sinrazones estridentes de los bucles que la gente crea para sobrevivir toda una vida en Gea. Adonde mártires con espinas lunares gritan desollados a las puertas del infierno que es su casa, y la bendicen y la aman, mientras su pueblo les degrada, es la base civilizada de una sociedad perturbada y chillan contra el cielo las vidas robadas aplastadas por los coetáneos en todas las épocas. Hay luz pero es oscura y se clava en los tornos cual corona de linfa que desparrama sangre roja sobre la tierra que calla la desventura. Huid ahora que podéis de Dios si le seguís vuestro cuerpo oscilará a dos palmos del suelo y sólo lo agradecerán buitres y cuervos.

GUILLIAN Y DEVOUR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s