Nubes sin ojos

En las telarañas que van quedando en mi cerebro como alambres oxidados se desmoronan las paredes y los puentes cuesta abajo y solo quedan los brillos refulgentes de un pasado iridiscente que ha ido poco a poco adentrándose en la negrura. Donde otrora hubo fiestas y diversión ahora quedan frustraciones vicio y enganches en las salidas con la entrada sellada a los pozos de las sienes que se resienten de décadas de drogadicciones que cuando soplan vientos mentales se levantan los alerones del cerebro como queriéndose fugarse hacia quién sabe dónde. Y la luz es un cerrazón antártico que sobrevuela oscuridades sin pronombre en el crujir de los huesos y las secuelas neuronales. Oh Nuestra Señora no nos ampares deja que nos desintegremos sin ambajes que nuestras ideas paranormales toquen fondo precipitándose en los vórtices y las curvas del olvido y que el dolor sea para siempre por nuestra propia negligencia. Allende las cortinas rosáceas de la desmemoria blancas pupilas sin párpados sin recuerdo en el oleaje de las horas baldías de nuestra existencia enciendan las alarmas de las sociedades y oscilando en un palo vean la vergüenza de los drogotas / profetas de lo nefando: querer estar siempre cueste lo que cueste cerca de Dios y de los Ángeles.

GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s