Niños corriendo hacia la inmensidad galáctica

Hubo una vez que amé esos ojos y todo su ser. En las noches aciagas del pensamiento como una tortura imaginando qué me encontraría bajo su falda y el viento la levanta en la distancia y asoman miradas de niños y niñas buscando cuál áurigas montados en Pegasos de Fuego el destino que concrete el desliz de enamorarnos y que entre nosotros surgieran átomos furiosos y brillantes de pecho a pecho cuando nuestros corazones estaban cerca.

APOLONIO GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s