¿Qué vale un solo hombre?

En un vórtice de la luz solar se desprenden iridiscencias que pintan las partículas que se reflejan sobre la hierba y las piedras. Aquellos que puedan dividir sus ojos en cuartos infinitesimales podrán ver las texturas que se juntan cuando salen del alma los colores para proyectarse en el Atmósfera. En los brillos del espíritu antes del alba es al revés lo que pasa creemos volver a la luz mientras la nuestra se apaga y somos todo negrura caminando por las baldosas de Etérea. Suspiran hálitos de antepasados entre los alientos nocturnos y diurnos indicando que si no les superamos todo se vendrá abajo. En las penumbras oníricas destellan luminiscencias ligeras y aquellos que las cacen podrán un día iluminar las veredas a plena luz del día con las fragancias del arco iris y colocar sus pies en el abismo y sus manos agarradas al Cero mientras los ancestros nobles trepan para ocupar su puesto.

APOLONIO GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s