¿Por qué sigo vivo?

Anoche los brillos fatuos y engañosos del esplendor lisérgico rugían enarbolando la locura de lado a lado para encontrar polvos nefandos que enervaren el hipotálamo hacia la vertiente del abismo para que se desbarrancase el hervor en el furor de la euforia peligrosa el cristal del coche empañado sin ver nada delante ni nada mis ojos cegados por el blanco brillante que aceleraba mis pulsaciones sin amparo mas que los árboles del cementerio que flipaban de mis derrapes en la lúcida demencia que ya no sabía contra quién blasfemaba he llegado con las bolsas de los gramos consumido mi cerebro de tanto descalabro fundiendo mis oportunidades de un derrame y un infarto ayer, la noche y aún todavía hoy sigo mientras escribo el éxtasis y la escoria mientras los átomos me envuelven en mi desintegración desgranándome me gusta quiero más pero sólo quince pavos la muerte me besa nos metemos la lengua ¿quién a quién penetra? Esto no tiene sentido siquiera esa centella que corre por mis ojos y se deshace en haces multicolores preludio que no me es dado saber antesala hórrida y esperanzadora a la vez… quién quiera que se apegue a rueda pero que tenga la cartera llena.

APOLONIO GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s