Después de masturbarme

Arrecia en mi amor prometido en las áreas desérticas de la razón amainando el empuje primario que me llevaba a amarla de una forma tan caótica como desmedida. En lo salvaje del arranque cuando la atracción era todo un enfoque a su corazón desleal soplaba en el extremo de la cama barbaridades que la buscaban y encaraban mi energía encontrándola al otro lado del silencio que se abría policorde en átomos y centellas que me indicaban que me quería. Y cabalgando en las crines de la nada me topaba con su pecho que se abría para que yo entrara furioso desembocando manadas de ilusiones procreadas desde la pasión que me ardía en el interior y que ingeniara las formas del cariño en forma de niñas y niños. Y sumido al sopor de la distancia en la separación de las capas de etérea me apago lentamente aún con mi cabeza pensando en ella. Y surgen las dudas en la verdad de la fricción en la ficción que he ideado para poseerla entera cuando pueda agarrarla y rodearla y traspasarle con mi alma su calavera.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s