Almendros en flor

Recuerdo el amor de verano en la sequedad de los meses estivales el cuerpo a medio formar en fricción mientras se desgranaban las teorías freudianas ella y yo niños aún sin pensar en la calavera ni en la desgracia acomodados desnudos en la cama rozando nuestras inocencias que se perderían en el transcurso de los años hacia adolescencias lisérgicas el recuerdo del frío como nos trajo la naturaleza al mundo enroscados bajo las sábanas del destino: yo diablo matando al Ángel que Ella era.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s