Detritos en tapa dura y papel de limpiar el culo

En las estanterías donde se hacinan los libros llenos de sabiduría han sido suplantados por literaria basura. ¿Qué trascenderá en aquel día cuando la verdad recogida por los iniciados sea llevada al altar del conocimiento adquirido y desarrollado por el hombre? El planeta gira en agonía los tormentos que se ocultan de lo que ocurrirá más allá del horror de la tumba. La gente huye no queriendo desamoblar lo que da por sentado en su cabeza y lo que cree que le sucederá a su alma. En la desidia de la vagancia por cultivar para sembrar el espíritu de semillas que puedan procrear en el reino de las ideas cuando el cuerpo deje de andar. El conformismo vil contentado con lo que ofrece la sociedad aborrega la substancia que le impide progresar rumbo las estrellas. La luna cansada observa devenires en la obsolescencia de las personas que como manantiales llegan a la inevitable muerte. Y se amontonan los textos graves a favor de publicaciones banales que solo sirven para embotar con tonterías la mente. Y ya casi nadie pisa el territorio de la literatura seria para absorber con fruición y llenar la cabeza de poesía para que un día fluya llenando la inmensidad del reino de las ideas. En los caminos del dolor del conocimiento la gente se aparta sin saber que va directa al abismo. Pero los amantes de la verdad construyen puentes estrechos en el barranco muy peligrosos para los ignorantes de cruzar. Hay libros que abren las puertas del laberinto de cristal en los pasadizos de la existencia hacia cotas elevadas mientras anegan las librerías de libros de mierda. Los pilares del intelecto se quiebran si no llegan los nuevos y los superan hasta constelar en el firmamento que el hombre podía evolucionar altamente como un ente sobrenatural. He firmado tantos libros y los he escampado a riesgo de perder la autoría para que se sepa que el hombre puede ir a más. Preludio de un desastre intelectual en las factorías que generan ideas y marcan a fuego el espíritu con aforismos difíciles de refutar. Caen mis dedos sobre hojas que no verán la luz jamás.

GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s