Albredío vs Predestinación

¿Qué liaron Lutero y Calvino para allegar más masas al cristianismo? No bastó la filosofía Nietzscheneana  para poner las cosas en su sitio y progresar allende patrañas. El clero lo tenía claro: aprovechar la cristiana cosmovisión que partía desde el año cero para atrapar almas miedosas e incautas. Pero vamos a la razón de este poema intentando no desperdiciar ni palabras  ni letras. Nacemos predestinados decía Calvino mientras que Lutero defendía lo contrario: tenemos libre albedrío. Yo enemigo de religiosidades resbaladizas y peligrosas les doy la razón a ambos: puedo coger un vaso y estampármelo en la cabeza, sería mi albedrío; pero a la hora de escalar en la sociedad lo llevas claro si eres del pueblo, luego estaría predestinado. Yo también sé vender humo y lo hago si la filosófica no se engaña no es lo mismo beber cerveza que champaña: el albedrío es momentáneo mientras que la predestinación es a largo plazo. No sé qué hago metiéndome en asuntos que ni me interesan ni los veo claros, pero aquellos que piensen que el albedrío es lo que manda que pregunten a los altos cargos si pueden nacer de las vaginas de las nobles y adineradas y predestinarse a tener, ay que también sufren, una vida mamada.

AP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s