El Acusador vs Dios

La mano del Diablo me agarra por el hombro como si fuera una pérfida gran y venenosa araña.En las guerras de los tréboles picas y diamantes se juega al corazón de mi núcleo sensor una guerra sin cuartel despedazando todos los bosques y manantiales destrozado todo amor. No hay fe ni en uno ni en otro que estiran las coordenadas que apuntalan los extremos de mi alma y los tachonan a un martirio auténtico en veracidades subatómicas en un busca de una preclara verdad que me llevará a los avernos sin divina intervención con la quimera que el Cosmos, en todo presente, escanee la substancia de mi interior y que pesa más si lo puro o lo impuro. En los extrarradios de confín a confín en los inmaculados aéreos me deslizo huyendo de ambos mas sendos me encuentran en los exteriores de Tarsis y empieza la disputa sanguinaria. Maldiciendo a los dos con Potentes y Ominosas Blasfemias tengo a Lucifer de apuntador anotando todas mis cósmicas venganzas para que no olvide y recuerde el ahora la desesperanza el dolor y el tormento que caben en mi cuerpo el horror que disputan sin mi consentimiento la Gran Batalla quién ganará mi corazón: mas ambos se equivocan: mi corazón hecho a islotes donde brillan pesares y atardeceres la agonía de un poeta que cree en la poesía y cierra el puño de un mano y del otro abre la palma sin saber a quién darla cayendo al foso como una nube de sangre a la orden del Cero de dar la espalda y matar a mi Padre, sin  lugar para ninguno, ni Satán ni Zeus, ni un sólo  atolón para Ellos.

APOLO 13

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s