Copo de nieve prohibido

Conocí una rubia surfera de azul cielo mirada hermosa como la mañana tan liviana que parecía que iba a romperla cada vez que la miraba. Ella me contenplaba preguntado en la fiesta yo quién era. Y nos sonreíamos como si fuéramos un amor lejano. Al fin Magdalena y Marcela nos presentaron y en mi inglés de saldo hablamos un rato: la hacía en la cresta de la ola haciendo maravillas en la tabla de surf bordeando como una bailarina que hace kung fu con su arma, el instrumento tensado entre las aguas  y  las nubes que observan el mar palpitar con el latido de mi corazón toda Orsi convertida en extrarordinaio guerrero ideal.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s