Este mar o Los privilegiados de la tierra

Ondea bandera amarilla se ve el mar por arriba de las sombrillas los cuerpos se hacinan no recuerdan que hay playas solitarias azotadas por ventiscas extrañas en solitarios arenales donde los animales toman el sol cual si fueran Dioses. Despuntan los rsacoelojes la hora trece las agujas indican vórtices de memoria sobre las pamelas y chiringuitos las gaviotas han huido y en el agua su casa las medusas se acercan a la orilla con sus primigenios motivos. El ojo prehumano de Dagon asoma gestando una venganza atávica y por las noches demanda (la saco la saco) el ahogamiento de Silvia por todos sus hijos.

APOLONIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s