La tómbola de las desgracias buscadas

Cristales por todas partes donde herirte en las sendas del laberinto transparente luz engañosa ríe borracha desenfocando los caminos del alma. En los rincones tenebrosos donde chillan las ratas emergen enfermedades congénitas en los albores de las fiestas malignas en las inocencias que pican en la entrepierna. Y te puedes hacer daño el amor de doble filo que recorre erizando las pieles en las fogosas carnes que se apasionan y desfogan y vienen los problemas. Es difícil no tropezar en la vida hasta el no ser de la forma. Ven ábrete de piernas te sentiré intensamente concibiremos un espectro de nuestro deseo pasemos del Gordo Zampabollos (Buda) e ideemos contornos sublimes y mágicos que se concebirán como Dioses y Sacerdotes de la Naturaleza. Llanto y mierda la canción se ha quebrado y los lloros no llegan al parnaso Dios nos ha olvidado ahora tenemos que criar esto? Alegría y entusiasmo. La armonía de la casa: silencio, mi semilla se derrama, Ruth mismo, sobre un punzón de metraquilato se empala nuestros hijos o quizá remonten el suelo para ser más abundantes que el polvo de la tierra o las estrellas del cielo.

APOLONIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s